Historias y tradiciones populares en Cuba

29 mayo, 2017 en 9:39 am | Publicado en Historias | Deja un comentario
Etiquetas: ,

De la mala suerte y otros ¿demonios?

De la mala suerte…

Se ha puesto a pensar alguna vez en el gran número de prohibiciones que las creencias o tradiciones populares le imponen a su vida.

Si le parece bien podemos repasar juntos algunas de esas sentencias heredadas que quizás haya seguido en incontables ocasiones como reflejo incondicionado  o porque a fuerza de la tradición cree firmemente en ellas.

En los días inevitables de cada mes para la mujer, se nos prohíbe según aprendí de mi abuela paterna  que murió a los 98 años de edad, tomar a un niño recién nacido en brazos  o entrar al cementerio no importa  las circunstancias que sean,  tampoco debemos en esa natural situación tocar en la cara de un hombre cualquier erupción, granito o espinillas.

La tradición  por estos rumbos le recomienda a las mujeres embarazadas no comer ninguna fruta o vianda como el boniato cuya planta sea trepadora o un bejuco porque corre riego de que el cordón umbilical se enrede en el cuello del feto.

Si tropiezas con el pie izquierdo debido a cualquier  obstáculo  que  no viste  debes dar tres vueltas para alejar la mala suerte, aunque te retrases y llegues tarde a la cita convenida.

Para alejar la mala suerte y vivir tranquilo debes evitar también  a toda costa o costo tener una sombrilla abierta dentro de la casa, aunque esté mojada o que se te rompa un espejo porque serían 7 años en los que la suerte no estará a tu favor,  y  si por casualidad algún pájaro lo “bendice” depositando en cualquier parte de usted o su ropa los restos de su metabolismo, no intente lavarse al momento porque estaría ahuyentando su suerte.

Si eres de los que gusta de estar cómodos en una comadrita o un balance debes de asegurarte de cuando te pares, no dejar el mueble balanceándose solo, porque es “malo”, un espíritu maligno puede venir y sentarse en él.

Mi abuela también decía que bajo ningún concepto debía permitir que dos personas tocaran mi cabello al mismo tiempo, que las infusiones siempre se hacen con un número impar de hojas o ramas y que jamás pasara por debajo de una escalera aunque tuviera que desviar el camino.

Ya sé que son muchísimas otras nuestras tradiciones, si se sabe alguna que no esté  aquí puede escribirme porque yo le pongo fin a este post, ya he mencionado 12 y la número 13 no la escribo yo,  por si acaso.

Anuncios

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: