Se nos fue Candita Batista, la vedette negra de Cuba

5 abril, 2016 en 3:19 pm | Publicado en Historias | Deja un comentario
Etiquetas: , ,

candita-batistaMurió Candita Batista, la vedette negra de Cuba y el blog Historia de Vida quiere rendir homenaje a quien fuera aclamada en  diversos escenarios del mundo y falleciera a la edad de 99 años, compartiendo este trabajo publicado en el periódico Granma en la edición de este martes:

¡Qué cosas tiene la vida! Ape­nas seis meses faltaban para llegar al siglo de pródigo vivir y se nos fue la cubanísima cantante, la ne­gra linda de elegantes turbantes, la amiga de criollo carisma siempre presente en tertulias y descargas, allí donde se defendiera lo mejor de la cultura nacional.


Murió Candita Batista a los 99 años de edad sin dejar nunca de cantar, su mayor pasión, y de tirar uno que otro “pasillito”, en cómplice comunión con un público que la idolatró, lo mismo en los más afamados escenarios que en la intimidad de su ca­sa de la calle Cristo, en pleno corazón de su entrañable Camagüey.

Su fallecimiento, al decir de Sergio Morales Ve­ga, presidente de la filial camagüeyana de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, no cierra el ciclo de su existencia: su voz seguirá siendo una eterna caricia, un canto permanente a la vida, una convocatoria al optimismo, a la alegría y al patriotismo.

“Todos los públicos me han querido y yo también los he adorado”, aseguraba Candita en sus encuentros con la prensa, al reseñar los triunfos en Cuba y en casi una veintena de países de América, Europa y África, a donde llevó su timbre de voz peculiar y la alegría contagiosa de los más auténticos ritmos afrocubanos.

Fueron los españoles, confesó un día, los que la bautizaron como la Vedette Negra de Cuba, calificativo con el que, quizá, pretendieron sintetizar su versatilidad artística, capaz de hacer suyas, a base de talento, composiciones como Angelitos Ne­gros, del poeta venezolano Andrés Eloy Blanco.

Con genuino orgullo evocaba los rechazos que sufrió antaño por el color de su piel. Nada, sin em­bargo, pudo impedir que se abriera camino en el arte y compartiera escenario con grandes de la mú­­sica, como Ernesto Lecuona, Bola de Nieve, Ro­sita Fornés, Lola Flores, Charles Aznavour, Jo­se­phine Baker y Nat King Cole.

A tales cumbres llegó quien naciera el 3 de octu­bre de 1916, en áreas cañeras del antiguo central Senado, en Camagüey, cuyos vecinos más allegados constituyeron el público que primero la aclamó y la animó a seguir cuando a los 13 años los de­leitaba con sus canciones desde la altura de un im­provisado cajón de madera.

Excelente elección, premiada a la postre con una trayectoria artística como cantante y vocalista seguida por varias generaciones que la vieron triunfar y la acompañaron luego en el sosiego de espacios ya para entonces familiares, como la Casa de la Trova Patricio Ballagas o el patio de la Uneac.

“Pero a los 99 años, ¿todavía canta y baila?”, le pre­guntó en su momento una periodista amiga, a lo que Candita respondió con la sonrisa de siempre:

“Claro que sí. No como antes, pero siempre ten­go la disposición de hacerlo: el ritmo no se pierde, Cuba no se pierde…”. (Por Miguel Febles Hernández)

Anuncios

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: