VIH/SIDA: Del amor y otros demonios en Guantánamo

29 abril, 2015 a las 1:27 pm | Publicado en Historias | Deja un comentario
Etiquetas: ,

salud_logo Esta es una historia robada, armada con recuerdos, conversaciones, intercambios; es real y transcurre en Guantánamo, pero NO me corresponden los nombres; y creo no es lo más importante.

Pudiera ser una historia parecida a la de miles o millones de las personas que en el mundo están infectadas con el VIH; pero es también una historia de amor , de esperanza, de saber levantarse y sortear los obstáculos, las miradas, la curiosidad y el asombro.

Pensé que cambiaría después de la noticia de su contagio, que su sonrisa y sus ganas de “pegarle” a la vida a sus 30 años, se esfumarían para siempre, pero no fue así aunque yo sé que su visión y responsabilidad no es la misma.

Lo escuché decir una vez, que “por amor a veces se hacen cada cosas” y yo interpreté que nunca había temido al Amor y que por esa misma razón continuaba en su trabajo con los mismos deseos, seguía sumando amigos, pensando en nuevos proyectos y amando a la misma persona.

Claro que no faltaron las miradas de soslayo, los que pensaron que estaban ante una nueva especie, los que desde su ignorancia pusieron límite al simple contacto de manos, al beso de amigo, al abrazo diario fraterno de cubano.

Los primeros momentos fueron más tristes que la propia noticia, los cambios y hasta algunas palabras de pésame, advertían un peligro mayor que la incertidumbre de los años venideros.

Pero por suerte el Amor no le falló, los verdaderos amigos se mantuvieron y entonces fue más fácil llevar las sesiones con el sicólogo, las consultas continuas, el seguimiento y las visitas del médico de la familia y la inserción en las nuevas misiones como promotor de salud.

No le faltaron los buenos días, las bromas al llegar y los momentos de buen humor. Algunos eventos inesperados de la vida pueden cambiarnos completamente, solo si se les permite. El dueño de mi historia, un joven cubana, que sigue amando, construyendo y soñando, sabe que “paga” el precio de saber amar.

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: