Cayamba, el Mariscal de la guitarra

14 julio, 2011 a las 2:21 pm | Publicado en Historias | Deja un comentario
Etiquetas: ,

Cayamba

Cayamba

Cuentan quienes más conocieron a Oscar Montero González que el popular bardo debe el inmortal patronímico de Cayamba a un muñeco articulado que en la sastrería “Casa de los Recuerdos”, de la ciudad de Baracoa, atraía y gustaba a todos los lugareños.

Pedro Limia, un juglar amigo, le endilgó el apelativo, a su propio decir, “por lo atractivo y gustoso que resultaba estar en compañía de quien se autotitulaba ´Trovador guerrillero, el Cantante de la voz más fea del mundo´”.

Lo cierto es que Cayamba es a Baracoa tan intrínseco como el propio Yunque, el coco, el cacao, el cucurucho o los ancestrales nengón y kiribá, desde que nació en el barrio de La Playa, el 8 de septiembre de 1924, fruto de los amores de Ciro y Ambrosina.

Soldador en la empresa de ómnibus local, pronto cambió la antorcha por la guitarra y comenzó a fertilizar, entre cuerdas, acordes, y canciones, una personalidad sui géneris, aderezada por tan rica como folclórica filosofía popular que proclamaba desde el negro estuche de su guitarra.

“Es más fácil castigar que perdonar”, “Sólo admito críticas de quien sea capaz de convencerme en la práctica”, “Siempre los rascacielos molestarán la cervical”, “Un matrimonio sin hijos es un jardín improductivo”, “A mis amigos nunca les echo de menos, siempre de más”, y “jamás habrá fortuna equivalente a la libertad” se cuentan entre los muchos aforismos que cargaba con la guitarra.

Dicen que murió el 5 de septiembre de 1991, pero nadie lo cree, por el contrario los recodos lo evocan y poetas lugareños como su cultor Miguel Castro lo claman:

Mariscal de Guitarra
tú estás ahí, en lo tuyo,
en alguna parte, por eso
ven ahora Negro, ¡coño!
de donde estés y siéntate a mi lado.

El Juglar “de la Voz más Fea” deambula aún por las calles sonado sus caracoles y las cuerdas de la guitarra que lo hicieron trascender, sin proponérselo, al panorama musical de la nación con la mística de sus collares y su sabiduría natural. Analfabeto del pentagrama pero virtuoso de los acordes, reconocido y respetado por el olimpo trovadoresco:

Pablito Milanés: “Era distinto como Baracoa. No era cantor escolástico pero llegaba al auditorio con su música cargada de son, bolero, feeling, trova tradicional… su voz no era fea, llegaba desde el corazón”.

Silvio Rodríguez: “Tenía un sello nato de las raíces de la trova y el son, de las mejores voces de la trova tradicional y supo acrisolar en su personalidad la verdadera identidad de Baracoa”.

Sara González: “Era un hombre sui géneris, muy especial, persona única y eso hacía correr su leyenda. No era un músico de partituras, no sabía escribir música… sacaba las canciones y las enseñaba como Sindo Garay y Benny Moré, genios que salen de los barrios. Era sencillamente fabuloso”.

En una de sus muchas entrevistas Cayamba se enorgullecía sin sombra de pedantería: “Tuve la oportunidad de, sin saber música, tocarle a los más grandes guitarristas del mundo y Leo Browuer me regaló una guitarra valorada en mil 300 dólares, tras lo cual me eché a llorar como un niño”, concluía con su propia candidez y contra sí arremetía:

“Yo tengo una voz que no sirve para vender ni anoncillos, ni mangos, ni tetí, que es algo que hay única y exclusivamente en Baracoa”.

Pero su tránsito trovadoresco lo desmentía por las calles de la ciudad donde regalaba serenatas bohemias y trasnochadas, o tardes de canciones a la sombra de los árboles del parque en las que interpretaba temas inolvidables como Mujer baracoesa y La tarde, de Sindo Garay; Julia, de su autoría, o Baracoa ya te conocí, ritmo pilón de Enrique Bonne que convirtió en bolero y lo impuso en la preferencia de la nación.

La sencillez de su grandeza la rubricó en La Habana, a donde había viajado como invitado especial al IV Concurso Internacional y Festival de la Guitarra en la Sala Cobarrubias del Teatro Nacional. Su primer encuentro con un público distinto en la Meca de la cultura.

“Salió entre bastidores imponente, hermoso, seguro de sí. Venía como de costumbre lleno de polymitas y de la ingenuidad lejana de Baracoa”, repite de memoria Miguel Castro, poeta baracoense testigo de ocasión, y me imagino al juglar, gigante de seis pies, con su amplia sonrisa, sombrero de cuero, guayabera, y collares de caracoles multicolores.

“En su mano -recita el poeta- la guitarra cargada de embrujo y amor y entonces pasó lo que pasó… una luz fuerte, penetrante, impertinente, quiso alcanzarle el rostro:

Él, imponiéndose a la atrevida, sacó la mano libre para evitar la ofensa, y el público capitalino, soltó la carcajada más estridente escuchada en teatro alguno…”.

Cayamba, inmutable, ignorando lo sucedido, siguió seguro hacia su estrado, todavía evitando la impertinente luz, hasta que una vez sentado, con su voz grave, rompió el absoluto silencio que entonces se cernía sobre Cobarrubias:

“Yo vengo de allá lejos, de un lugar lleno de verde, de aguas y montañas, traigo el ritmo y la cadencia de las polymitas, caracoles ingenuos bellos y útiles al hombre. Sus colores son los del Caribe y con ellas traigo también un mensaje de paz, porque así es Baracoa, así es su naturaleza, así son sus gentes; traigo además el eco de la presencia de José Martí, que al llegar un día a mi tierra, conmovido, dijo: “La noche bella no deja dormir”.

Un auditorio sabio -concluye el Poeta- se levantó de sus butacas para ofrecer la ovación más fuerte entregada a un artista, quien luego, ya dueño de aquel teatro, ejecutó su inolvidable concierto.

(Por Ariel Costafreda)

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: